Archivo de la categoría: Traumatología

FRACTURAS DE CADERA EN EL ANCIANO

Dra. V. González Vilariño (Médico Adjunto Traumatología Hospital QUIRÓN– A Coruña)

Las fracturas del extremo proximal del fémur, conocidas genéricamente como fracturas de cadera, se han situado dentro de las causas más frecuentes de ingreso hospitalario, constituyendo un gran problema de salud pública en España,con una incidencia anual de 7,2 casos por cada 1000 habitantes mayores de 60 años. En países como EEUU supone un gasto anual de 15 mil millones de dólares, cifra en claro aumento debido al acrecentamiento en la esperanza de vida media.FRACTURA DE CADERA

Estas fracturas afectan principalmente mujeres con una proporción de mujer/hombre de 4/1, existiendo más de 50.000 nuevos casos anuales.

El prototipo de paciente afecto es una mujer entorno a los 82 años de edad, con tres o más enfermedades asociadas. Mención especial merece este último dato, ya que es esta pluripatología que padece el enfermo la que, junto la fractura de cadera, conlleva un gran número de complicaciones, provocando que la morbimortalidad sea elevada. Normalmente el paciente que fractura la cadera, presenta un acortamiento de la pierna fracturada con rotación externa de la misma (pies mirando hacia fuera). Así mismo tiene una impotencia funcional absoluta para la marcha, debido al dolor que padece, si bien existen casos de fracturas impactadas no desplazadas que son diagnosticas tardíamente debido a que el paciente prosigue su vida diaria.

Actualmente, se acepta que la mayoría de las fracturas de cadera son quirúrgicas, poniendo un especial énfasis en que sean intervenidas lo más precozmente posible, siempre y cuando las enfermedades coexistentes no se inestabilicen, permitiendo así la movilización precoz del paciente. Existen diferentes maneras de tratar las fracturas de cadera (tornillos, enclavados endomedulares, prótresis de cadera), pero de una forma sencilla podríamos clasificar las fracturas en dos tipos: fracturas intracapsulares (por encima del cuello del fémur) y fracturas extracapsulares (por debajo del cuello femoral) siendo esta localización topográfica de la fractura, la que en gran medida rige al traumatólogo en su toma de decisiones acerca de cuál es el mejor método para tratar a su paciente.

fractura de cadera

La estancia media hospitalaria, supera habitualmente la semana, con una mortalidad en los primeros meses entorno al 8%, y debido a la edad y comorbilidades al 3% intrahospitalariamnete. Es por ello que la introducción de equipos multidisciplinarios con el concurso de geriatras, ha demostrado ser muy efectivo en prevenir las complicaciones perioperatorias causantes de la mortalidad en el primer año ( tromboembolismo pulmonar, pérdidas funcionales, infecciones respiratorias, insuficiencia renal…)

Normalmente se responsabiliza a la osteoporosis como la causa más importante de la producción de la fractura ante un mínimo traumatismo, que suele ser siempre la caída del paciente sobre su altura., sin embargo existen otra serie de factores etiológicos que necesitan un abordaje existencial integral.Cadera Osteoporosis Así factores de riesgo relacionados con la calidad del hueso (fractura previa en el paciente, peso menor de 60 kg, administración continuada de corticoides inmovilidad grave, fractura en la madre), y con las caídas (más de una caída en el último año, toma de psicofármacos , defectos visuales, incontinencia urinaria y enfermedad de Parkinson) poseen un mayor valor predictivo de fractura que determinados valores en la densitometría (prueba que precisa la densidad ósea en la persona).

Existen diferentes estudios que avalan la importancia del ejercicio físico en la prevención de la fractura de cadera, llegando incluso a poder reducir la incidencia de esta fractura hasta en un 50%.

Podemos concluir que la fractura de cadera es una lesión frecuente en el anciano, susceptible de tratamiento quirúrgico, y que conlleva un manejo multidisciplinar de dicha patología (planificación familiar, asistentes sociales, colchones antiescaras, movilización precoz…), siendo el ejercicio físico diario, así como la prevención de riesgos anteriormente expuestos la manera más útil y sencilla de prevenir dicha patología.